¿Nos animamos?

Te invito a compartir y acompañarnos,



a encorntrarnos.



a sentirnos alegres caminantes...








martes, 29 de marzo de 2011

“Buscad el Reino de Dios y todo lo demás vendrá por añadidura”

Que frase tan simple, tan profunda y tan llena de verdad. Siempre confié en esta palabra que me llevó a seguir caminando en todo momento. Recuerdo su mensaje en horas aciagas y me mueve a amar cada acontecimiento, cada desdicha y cada dificultad que acontece.
Es sólo sentirla en el corazón, que produce la liberación del alma, que salta las piedras del camino. Es transportarse a la vida de la Providencia, a su acción constante en momentos que parece que todo se termina, que aparecen escollos, que se nubla la mente y no encontramos la salida.
Es poner en primer lugar lo que realmente vale, el amor, la confianza, y mirar la amplitud del cielo, la profundidad del mar, la belleza de todo lo creado, es ampliar la conciencia a la esencia que todo contiene, en su vital armonía. Sin que nosotros movamos un dedo. Saber que ese Reino está cerca, abrazando el universo pequeño que nos ha sido dado, ese mundito de nuestro entorno, que está a veces enrollado en su propio hacer, y se olvida quizás, de que hay un hilo conductor, que transforma, que nos llama a creer, a esperar contra toda esperanza. Y cuando así hacemos llega todo por añadidura.
Buscar significa encontrar. Si pierdes el Reino entras en la confusión, si lo encuentras hallarás la paz. Buscar en la oscuridad de nuestras sombras, será prender la luz que ilumine el camino, Buscar en la injusticia, será mirar la injusticia de nuestros propios comportamientos. 
Continuamente ese Reino nos está aguardando, nos está mostrando algo más para poder cambiar nuestro egoísmo, vanidad y mala onda.
Es un Reino con un Rey, Eterno y solo espera que levantemos la mirada, que miremos a los hermanos con amor, que perdonemos, que anhelemos el bien para todos.
Que modifiquemos nuestro individualismo y miremos la naturaleza, donde hay un equilibrio entre todo, con un sentido de unidad, de interrelación, donde vale más cada uno en relación con el resto, que aislado..
Ninguna célula del cuerpo podría nutrirse si no estuviera unida al resto del cuerpo. Ningún órgano podría funcionar aislado. Todo está en perfecta armonía.
Ese es el Reino, la armonía de las relaciones.
Ese es el Reino, el amor en todo y en todos.
Ese es el Reino, la alegría de saber que es todo un regalo de amor.